Glucosa: la otra curva del embarazo

Si estás embarazada, una de las citas a las que tendrás que acudir es la “prueba de la curva”. También es conocida como la prueba de la glucosa aunque su nombre científico es Test de O’Sullivan. A continuación te contamos todo lo que necesitas saber sobre ella.

Tus niveles de glucosa en sangre pueden verse alterados debido a los cambios hormonales que se producen durante el embarazo, lo que podría ocasionarte una diabetes gestacional. Esto hace que la insulina no haga su trabajo y por lo tanto, pueda acarrear algunos problemas tanto en la mamá como en el bebé.

Para evitar cualquier problema relacionado con la diabetes gestacional, durante el segundo trimestre se realiza el Test de O’Sullivan, que consiste en ingerir una cantidad importante de glucosa en un determinado tiempo para realizar una posterior extracción de sangre una hora después, viendo así como reacciona la insulina a dicha ingesta.

Test de O’Sullivan ¿En qué consiste?

Se te cita en el hospital entre la semana 24 y 28 de embarazo para una analítica de sangre, por lo que tienes que ir en ayunas. La enfermera te proporciona una solución de 50 gr. de glucosa en 200 cl. que debes ingerir en un tiempo no superior a 5 minutos. Después de su ingesta, una vez que pasan 60 minutos, se realiza la extracción de sangre. Es importante tener en cuenta que durante ese tiempo, no puedes ingerir ningún alimento, ni comer chicle ni beber nada. Sólo se te permite beber agua (poca cantidad) y se recomienda estar en reposo a excepción de levantarse para ir al baño.

Los resultados de dicho test pueden ser:

  • Negativo: Es inferior a 140 mg/dl de glucosa en sangre, y por lo tanto, todo está correcto.
  • Positivo: Es igual o superior a 140 mg/dl de glucosa en sangre, que en este caso, puede ser síntoma de una diabetes gestacional. Para hacer un diagnóstico correcto se realiza la TTOG (Test de tolerancia oral de glucosa) o más conocida como “curva larga”.
TTOG o “curva larga” ¿En qué consiste?

Es similar al Test de O’Sullivan sólo que más extenso. En este caso, tienes que realizar una dieta relativamente rica en hidratos de carbono durante los 3 días previos (pautas que proporciona el médico). El día anterior a la prueba debes cenar a las 20 h. y no ingerir ningún alimento hasta finalizar el test al día siguiente, por lo que haces la prueba en ayunas. Al llegar al hospital, y a diferencia del Test de O’Sullivan, se realiza una primera extracción de sangre. Acto seguido, debes ingerir una solución de 100 gr. de glucosa en 200 cl. en un tiempo máximo de 5 minutos. Como en el Test de O’Sullivan, debes permanecer en reposo moviéndote lo menos posible y sin ingerir ninguna bebida ni alimento. Se realizan 3 extracciones de sangre posteriores a la ingesta de la glucosa: a los 60 minutos, a los 120 minutos y a los 180 minutos. Es importante que tengas en cuenta de cara a tu organización, que para la prueba, debes permanecer en el hospital algo más de 3 horas.

Una vez analizados y comprobados los datos, en caso de diabetes gestacional, el médico se pone en contacto contigo para explicarte cómo proceder. Generalmente se suele seguir una dieta durante todo el embarazo, acompañado en ocasiones de algún medicamento o insulina.

Excepciones

¿El Test de O’Sullivan sólo se realiza en el segundo trimestre del embarazo? No, la prueba se realiza desde el primer trimestre en algunos casos como por ejemplo:

  • Ser mayor de 35 años
  • Tener sobrepeso antes del embarazo
  • Con antecedentes familiares de diabetes
  • Con diabetes gestacional en algún embarazo anterior

En caso de cumplir alguno de los casos anteriores, es muy probable que realices el Test de O’Sullivan desde el primer trimestre. Además, si el resultado de éste sale positivo y tienes que realizar el TTOG, es común que en los siguientes trimestres realices directamente el TTOG y no el Test de O’Sullivan.

A tener cuenta
  • Si durante la realización de cualquiera de las dos pruebas vomitas, automáticamente queda anulada y debe repetirse otro día.
  • Debes ir en ayunas en ambos casos.
  • La ingesta de la glucosa debes realizarla en un tiempo no superior a 5 minutos. Es recomendable hacerlo en sorbos pequeños.
  • Se recomienda permanecer en reposo durante la prueba y no alejarse de la sala donde se realiza la extracción.
  • Está prohibido ingerir cualquier alimento o bebida durante la prueba.
  • Es conveniente ir acompañada ya que en caso de mareo, alguien puede proporcionarte agua o dar un poco de aire.
Consejo para superar las nauseas

En algunos casos, la ingesta de la solución puede no sentarte bien, ya sea porque resulta muy dulce o porque no has comido nada desde la noche anterior y tienes el estómago vacío. En estas situaciones, es muy habitual tener ganas de vomitar, pero si lo haces, la prueba queda anulada y por lo tanto tienes que repetirla otro día. Para evitarlo, te recomendamos llevar unos trozos de limón natural cortado y en caso de tener una arcada, chupar uno de esos trozos. La acidez del limón, en la mayoría de los casos, corta las ganas de vomitar y no anula la prueba. Es un consejo que en su momento nos dio la enfermera y fue mano de santo.

 

Este es el protocolo estándar de la prueba denominada Test de O’Sullivan. No obstante en cada Comunidad Autónoma ésta puede verse alterada o modificada en algún aspecto.

Puedes informarte en tu centro de referencia.

También puede interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.