Preparar el biberón

  • Bebé

El biberón de leche de fórmula, ya sea porque el bebé no toma pecho o porque se le proporciona como apoyo a su alimentación, es casi una de las primeras cosas que los papás aprenden a hacer cuando llega el nuevo miembro a la familia. Pero, a pesar de ser algo sencillo, hay que prestar atención a su correcta preparación.

Lo primero que hay que tener en cuenta son las instrucciones que se encuentran en los envases de la leche de fórmula, puesto que ahí viene indicado cuál es la proporción de leche/agua que debes incluír. Por lo general, todas las marcas de leche de fórmula traen en su interior un pequeño cazo, el cual supone la “medida” por cada 30 ml de agua. De manera que si preparas un biberón de 120 ml de agua, deberás añadir cuatro medidas (rasas) de leche.

¿Cómo preparar el biberón?

Antes de nada, el biberón debe estar limpio y se recomienda su esterilización durante los primeros meses de vida. Aunque sea nuevo y esté precintado, debes lavarlo y esterilizarlo antes de su primer uso.

  1. Para empezar, vertemos agua en el biberón en cantidades de 30 ml, 60 ml, 90 ml, 120 ml, etc. en función de lo que ingiera el bebé. Se recomienda utilizar agua mineral embotellada al menos durante el primer año de vida.
  2. En caso de calentar el agua, introduciremos el biberón (sin tapa ni tetina) unos segundos en el microondas. Nuestro pediatra nos aconsejó que le calentáramos cada vez menos el biberón para que se acostumbrara a tomar el biberón del tiempo. Mucho mas cómodo si sales por ahí y no tienes acceso a un microondas. De todos modos, eso dependerá del bebé, hay algunos a los que no les gusta la leche del tiempo.
  3. Después, incluiremos las medidas de leche en polvo proporcionales a la cantidad de agua vertida. Es imprescindible leer previamente las instrucciones de uso del envase, aunque por lo general es la medida del cazo raso que incluye el envase por cada 30 ml de agua.
  4. Si el bebé ya toma cereales, incluye la cantidad recomendada por la marca. Después cierra el biberón y agítalo para que se mezcle bien.

Título de caja
Hay un error muy común que es echar primero la leche en polvo y después rellenar de agua hasta la proporción que indica el fabricante. Cuidado, de esa manera estás dandole a tu bebé menos agua de la indicada para dicha cantidad de leche en polvo.

A tener en cuenta

  • Respeta las proporciones de agua y leche que te indica el fabricante de la leche de fórmula.
  • Primero echa el agua y después la leche en polvo. Al mezclarlo la cantidad del biberón aumenta, es normal.
  • En caso de haber calentado el biberón, asegúrate de que la leche no está demasiado caliente antes de ofrecérsela o se quemará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *