Embarazo: Cosas que deberías saber

Recibir la noticia de que vais a ser papás seguramente sea uno de los momentos más maravillosos de vuestra vida, o al menos, así debería ser. Pero a veces, hay cosas durante esos 9 meses previos al parto que pueden hacernos olvidar la ilusión con la que empezamos este gran viaje de la maternidad y paternidad. Hablamos sobre ellos, desde nuestra propia experiencia.

Cada embarazo es único
Cuando hablamos de que cada embarazo es único, nos referimos a que pueden ser totalmente opuestos. Y hay que contar con ello, si no nos queremos llevar chascos. Puedes tener un primer embarazo maravilloso, sin malestares, náuseas y sintiéndote la persona más feliz del mundo, y que después de tan maravillosa experiencia, vuelvas a quedarte embarazada y pases no sólo un primer trimestre de malestares continuos, sino que llegues al parto con esos mismos síntomas y agotada después de 9 meses de náuseas. O no. O que tengas dos, tres o los embarazos que sean, maravillosos. O todos malos (esperamos que no). Solo advertimos que cada embarazo es único y no hay que venirse abajo si de repente, no cumple con tus expectativas previas. Lo importante al fin y al cabo es que el embarazo llegue a buen término, con un bebé y una mamá sanos.
Prueba de la glucosa
Aunque ya hablamos en “Glucosa: la otra curva del embarazo” sobre la famosa prueba, no está mal recordar que en muchos casos es una prueba bastante desagradable para la mamá por la ingesta repentina de glucosa en ayunas, y que, en caso de vomitar, la prueba no es válida y hay que volver a repetirla. Como ya os aconsejamos, podéis llevaros limón cortado y en caso de tener náuseas, chupar un trozo para reponerse. Además, puedes consultar con tu médico de cabecera sobre otras opciones como Cariban o Primperan. En caso de tener un embarazo con vómitos, seguro que estos dos medicamentos te suenan.
Emociones y sentimientos contradictorios
Es algo muy normal, no eres la única y debes saber que esto pasará”.

Seguramente es la mejor frase que una mamá en esta situación puede escuchar. Durante el embarazo, no solo hay cambios físicos sino también a nivel psíquico y ahí es donde las hormonas, las famosas hormonas del embarazo, tienen un papel importante. Como decíamos, un embarazo es motivo de felicidad pero son muchos los factores que contribuyen a estar o no felices, y muchos de ellos son externos, como pueden ser la situación personal y laboral de cada uno, el tiempo del que dispones para preparar la llegada del bebé, si ya tienes más hijos, etc. Lo importante es, en caso de detectar tristeza, sentimientos con los que la mamá no se siente cómoda, constantes ganas de llorar, etc. acudir al médico de cabecera y hablarlo con él para proceder de la manera que considere. Pero insistimos, no pasa nada, es algo más habitual de lo que nos pensamos (a pesar de que sean pocas las mamás que lo reconocen) y sobretodo, es algo pasajero. Y tranquila, no se es peor madre por no sentir una inmensa felicidad constante durante los 9 meses previos a la llegada del bebé.

Orden en las citas del médico
Que durante el embarazo la futura mamá sufra despistes y se olvide de cosas es algo totalmente normal. Es muy recomendable apuntarse en el móvil las citas con los diferentes médicos y en algún calendario que tengas a la vista en casa, en el frigorífico por ejemplo. Además, tener una pequeña carpeta donde archivar todos los resultados de análisis y ecografías que os van dando es una muy buena idea para tener todo a mano cada vez que tengáis médico.
Asientos reservados
En general, todos los transportes públicos cuentan con asientos reservados para mujeres embarazadas y es momento de hacer uso de ellos. Quizás la futura mamá no se sienta excesivamente cansada, pero debido a un mal frenazo, puede acabar en el suelo o dándose un golpe en la tripa que traiga consecuencias, por eso siempre que pueda, debe sentarse. La realidad es que por lo general, la gente se hace la despistada y no cede su asiento, algo que se debería hacer incluso cuando no están sentados en asientos reservados. Por eso, si nadie se levanta, no debe cortarse en pedir educadamente que alguien se levante para poderse sentar. Y si le da un poco de corte, siempre puede aprovechar el mensaje de nuestra camiseta premamá “Gracias por cederme el asiento”.

También puede interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación del
USO DE COOKIES y nuestra política de PROTECCIÓN DE DATOS. Pincha en los enlaces si quieres más información. ACEPTAR

Aviso de cookies